Siempre el único famoso del lote ha sido Rudolph (hasta canción tiene), bueno intentando equiparar las cosas aquí están los nombres de todos los renos, incluido el curagüilla de Rodolfo.

  1. Dasher (Brioso)
  2. Dancer (Bailarí­n)
  3. Prancer (Acróbata)
  4. Comet (Cometa)
  5. Cupid (Cupido)
  6. Donner (Trueno)
  7. Blitzen (Relámpago)
  8. Vixen (Juguetón)
  9. Rudolph (Rodolfo)


Aunque cuenta la leyenda de que Blitzen y Vixen ya no estar­an en las filas encargadas de tirar el trineo del viejito pascuero, pues este con el paso de los años se a puesto un poco mas friolento y necesitaba mas abrigo, saquen sus propias conclusiones.

4 Responses to “Los Renos del Viejo Pascuero”

  1. A ver y los reyes magos, a mi se me olvidaron el otro día…

  2. Felipe y Letizia??

  3. El Evangelio de San Mateo (Mt 2, 1-12) cuenta de unos Magos* que vinieron de oriente buscando al nuevo rey que habri­a de nacer. En las escrituras no se abunda mucho sobre su origen, su personalidad, sus rasgos, ni siquiera sus nombres.

    Se asume que eran “sabios” o astronomos, llamados en aquella epoca como “magos”, porque veni­an siguiendo una estrella que presagiaba la llegada del nuevo rey.
    Como veni­an con regalos para el rey que habri­a de nacer, la tradicion los describe como reyes bondadosos con presentes para todos, asignándole un nombre y rasgos especi­ficos a cada uno.

    Melchor: Un anciano blanco con barbas blancas. Su regalo para Jesus es oro, representando su naturaleza real.

    Gaspar: Joven moreno. Su regalo es el incienso, que representa la naturaleza divina de Jesus.

    Baltasar: De raza negra. Su regalo a Jesus es mirra, que representa su sufrimiento y muerte futura.

  4. y que chucha es la mirra…..
    La mirra (del latín myrrha, y éste del griego μύρρα) es una sustancia rojiza resinosa aromática. Se trata de la Gomorresina (jugo lechoso) que se extrae del tallo del Commiphora Abyssinica, árbol de Arabia, común en medio oriente y Somalia.

    Muy valorada en la antigüedad ya que era uno de los componentes para la elaboración de perfumes, incienso, ungüentos y medicinas. Se usaba también para embalsamar a los muertos.